martes, 30 de septiembre de 2008

Closer



En el borde del brillo de tus ojos,

veo el dolor.

Un mar recoge todas las lágrimas,

como un abrazo.

Como un remanso para tu tristeza

Déjame ser tu mar.

Llega a mi abrazo.

Déjame recibirte con amor.

Mezclarme contigo.

En las mismas aguas.

En el mismo mar.

6 comentarios:

Nacho Hevia dijo...

hermoso...

el amor generoso...

besos!

* Sine die * dijo...

Preciosa pelicula....y maravilloso poema...

Un besito

JESUS y ENCARNA dijo...

por qué el mar tiene tanto poder para reconfortarnos?. es precioso este poema, Gabriela
Besicos
Encarna

JESUS y ENCARNA dijo...

Tienes permiso...je.
Estupenda poesia marino-amorosa, que yo digo.
Besos de Mar calmo.
Jesus

GINEBRA dijo...

Eso es amor y lo demás cuento... como se intuye la primavera en tu hemisferio a partir de estas letras, querida amiga.
Bello, como siempre. Besos

RAÚL dijo...

yo no podría negarme ante una petición así, desde luego