domingo, 24 de julio de 2011

disimulando...




Ahí, nomás,  a tu costado, sin mover ni una pestaña, tu mano, sobre mi espalda, suave, en una caricia, llena, de reconocimiento y medida.
Si,  ahí estoy, cerca, al alcance de tu mano, y en mi más frágil vulnerabilidad.
Trato, y no puedo.
Sé que era así.
Ya sabes, ya sé, también que es.
No importa, esta noche, no diré nada, ni tú.
Mi corazón, estallará junto al tuyo, pero no hará ruido, mi aire inhalará tu aire, será verdaderamente respirar. Seré silenciosa, tanto así, que ni tu puedas darte cuenta.
Tu alma sabe, pero prefiere ignorar este trance, esta fuera ya de los parámetros que habíamos soñado.
Perdóname, mi alma, sin querer se zambulló en ti, y ahora, de tan cerca, casi te mato.
Déjame que me aleje, así, suavemente, que tu mano se deslice por mi espalda, y hagamos de cuenta, que esta noche no era yo.  Era aquella, ya sabes, que antes había estado, con mi misma alma…disimulando el amor.

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Es conmovedor este poema.
Precioso.


No he eliminado ningún comentario tuyo. No sé que puede haber ocurrido.

Besos.

raúl dijo...

el zambullimiento de almas sólo puede darse en contadas ocasiones, o se corre el riesgo de morir, anegado, de sentimientos. precioso poema, sí, y me gustan esas guitarras acompañándolo también.

GINEBRA dijo...

Pues es precioso poder zambullirse en otra alma, si hay fusión de ambas, creo que es el cielo en la tierra.
Besos

Ricardo Miñana dijo...

Gratificante poder fusionar el alma en el amor.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Espérame en Siberia dijo...

Siempre un honor leerte, hermosa.
Sigue así :)

Pepe dijo...

Es hermoso este poema Ga... Está lleno de paisajes preciosos.
A veces pienso, tu honestidad... como envidio tu honestidad...

Sos una persona tan especial...