lunes, 19 de marzo de 2012

Volviendo




Tarde tormentosa, para continuar un clima que me gusta, pero dificulta la rutina...
mejor sería ver la tormenta desde la ventana de mi hogar..
Hoy  no, viajo, trabajo, corro con los horarios, la multitud  y el transporte...
La gente esta como si fuera fines de año, sin embargo recién es marzo...
Pinta no tener parámetros estos días....

Anochece, y la tormenta arrecia, màs lluvia, truenos relámpagos...
Bajo del colectivo, y ya sólo caen algunas gotas,
mi paso lento, y el viento que me da en la cara, me reconforta, 
me resitúa en la realidad natural.
Mi pequeñez, es sagrada.
Y así casi sin escuchar mis pasos, llego por fin a mi destino amado...
La lluvia a lavado cualquier vestigio de lo que ahora, es un lejano infiernito...
Que alegría recobrar la naturalidad...


4 comentarios:

Nat... dijo...

Impecables tus palabras...y ahí te veo mirándo por la ventana, por tu ventana!!!
Vos sabés cuánto te entiendo...

TORO SALVAJE dijo...

Tengo tantas ganas de lluvia...
Cuando venga resucitaré.

Volviendo al paraíso.

Besos.

raúl fdz pacheco dijo...

me alegra que todo quedara en "infiernito lejano" :)

Laura dijo...

"Mi pequeñez, es sagrada", me encanta la sencillez de tus letras!