domingo, 15 de abril de 2012

Aliento

Cuanto tiempo podrías estar sin comer,
o sin beber? Y sin respirar?
La función impostergable, respirar.
En un exquisito y complejo sistema, que nos permite ser.
El aire que respiramos, el aliento.

Y un día así, como si tal cosa, 
mi respirar fue acompañado por tu aliento,
tu propio aire,
 como si tuviera ahí mismo, algo esencial de vos.
Tu aliento, se hizo mío.
Me sorprendío la sutileza del gesto,
la comunión sonriente, que de tal simple
nos hermanaba.
Elemental y vital.

5 comentarios:

raúl fdz pacheco dijo...

la comunión sonriente... me encanta. a respirar se ha dicho!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Preciosos los versos que nos has dejado, amiga.

Saludo y un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Alientos hermanados de felicidad.

Besos.

Pepe dijo...

Bueno Dra... Va a haber que solucionar el temita de la respiración entonces.
Todavía no entiendo, cuando, como, quien ni con que pretexto no convencieron de postergar en la vida todo, incluso el buen aire. Por suerte el mundo también tiene gente como vos.

DANI dijo...

BUah, mezclar alientos....que erótico :)))

Besazos enormes