domingo, 17 de febrero de 2013

Celesteverde



Siete de la tarde, llegando del agobiante calor, desensillo,
 y paso del ritmo del tren , a mi hogar,
cruzo, me desvisto, y ya me estoy zambullendo en el agua,
verdadero placer, cambia la temperatura de la cabeza,
y mi predisposición general,
Naturaleza agua, no lo puedo negar.
Nado, y todo es placer, la caricia tenue del agua,
su resistencia, y  mi peso.
Increíblemente intenso!
floto boca arriba, miro el cielo,
 y dejo que al agua haga oídos sordos,
sólo mi respiración, inhalo y floto mas superficial, exhalo, y vuelvo al agua....
Ojos extasiados por el contraste
El aire entra y sale.
Todo es eso, nada mas. Y celesteverde.
y pienso, al urbe no me limo.
sigo aqui,
agua me salva!

7 comentarios:

Ginebra dijo...

Todo un placer zambullirse en el agua en una tarde de verano.
A mí también me gusta flotar y mirar el cielo:) curiosa coincidencia, y no oír más que mi latido y el susurro del agua metido en mi oído.

Aquí se anuncia la primavera por la luz básicamente. Anochece después y amanece antes. Hay días de buena temperatura, aunque aún hace bastante frío.

Besos

raúl dijo...

es otra forma de volar, despegar los pies del suelo, aunque solo sea por un rato. precioso!

Darío dijo...

Todas las sensaciones reafirmándonos la vida...Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

A mí me ocurre igual.
En el agua me siento como parte del universo.
Vuelvo al principio de todo.
A la barriga de mi madre.
A mi verdadera patria.

Besos.

Nat... dijo...

y siempre el agua nos salva... tus placeres más naturales.

Oton dijo...

Flotar en su esponjosidad e inhalar vida!

Sergio DS dijo...

Agua es vida, lo confirmo.