viernes, 1 de agosto de 2014

Ocurrira

A veces creo que me voy a caer por el interminable lado del sol...
es así, es el borde mismo de mi piel, 
de nada me sirve negar mi naturaleza, siempre moderada....
para fuera, clásica y distante.
Así es mas fácil moverse, 
no llamar la atención.
dentro; dentro es otra historia.
No por no ser auténtica, sino por guardarme.
No es fácil ser incendio en los ojos, y tener mirada de agua...
no siempre ocurre,
pero cuando es, no puede ser cuestionado.
Es cierto.
Es verdadero y de profundidad.
Me preocupaba.
Aquella noche, me había dejado ver.
Sin medida, él había desarmado mi armadura, 
mi conocida estrategia.
Un gesto de ternura inusual, natural,
como siempre solía mostrarse él.
Tras el velo, me vio, descubrió, mi fácil vibrar.
mi mundo sensorial e intenso,
sin vuelta atrás. 
Su sol clarifico mi noche, estrella única.
Nada más, nada menos.
La conciencia precisa y total de la existencia,
criatura imaginada, frente a mi,
con sus profundos ojos.
transformación por impronta.
Presencia, fragancia, calor. 
Melodía a unísono.
Su mágica mano atravesando mi esternón.

Resistencia, cero.
Entrega diez.

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Él es inmensamente afortunado.
De verdad que si.

Besos.

Ginebra dijo...

Muy hermosos los sentimientos que nos descubres, Gaby, todo un homenaje a tu mundo interior.
Besos

Jorge Ampuero dijo...

Intensidad poética a flor de piel.

Saludos.

Darío dijo...

Un final divino, divino.