jueves, 9 de febrero de 2017

Bisagras

Ahi mismo donde podía abrirse,
no había bisagra, así, cada vez que hacia falta, no había. 
Empezó a dudar de la posibilidad de abrir,
y fue estableciendo la naturalidad del encierro.
A lo largo de los años,
mas profundamente verdadero para ella.
Nadie podía abrir.
Nada afuera fue verdad para ella.
Nunca para ella.

Grave.
Genuino dolor.

Los "otros" mirando una vidriera.

Ella cada vez mas lejos.
Hoy rompió todos los encierros, salio a través de las paredes.
dejando su integridad, que nunca fue real.
Hoy rota hasta el infinito.

Nadie ve su fragilidad niña, intacta como ayer.
Nadie la puede coser.
Nunca la ves?
Su alma ya no la habita.
Se perdió.


Nadie supo ponerle bisagras a sus puertas.

2 comentarios:

Ginebra dijo...

No he entendido muy bien el texto, pero percibo dolor, mucho dolor en esa niña encerrada en sí misma u obligada al encierro, no sé... Triste.
Besos

María Perlada dijo...

Crujen las palabras, se sienten desgarradoras.

Muy bello poema.

Besos.