jueves, 17 de octubre de 2019

Sutura Parietal


Amanece
ya Babilonia se hace oír.
Estruendos.  
Gritos. 
Bocinas.
Ni siquiera la duda.
Ni siquiera la incertidumbre.
Hoy todo es incendio, 
las palabras
las miradas.
Los cuerpos desencajados.
Siento rígida quietud. 
Incómoda densidad.
Ahogo.
Mi cabeza se desmembra.
Se abre hacia dentro la dentada sutura parietal.
Implosiona en gris.


En la mirada el vacío que se refleja en todo.

Hoy no es un buen día para encontrarnos.

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Mañana?
O cualquier otro.
O qué más da?
Vivir es una locura... y a veces una felicidad.

Besos.

José A. García dijo...

¿Lo será alguna vez?

Saludos,

J.

Ginebra dijo...

El otoño tiene algo de no querer saber nada de lo que hay ahí fuera, quizá es un buen momento para encontrarse con uno/a mismo/a.
Besos