sábado, 30 de agosto de 2008

Cuerda


A veces parece que dentro mío hay una cuerda,

Esa que vibra con el mundo.

Esta muy profunda, pero algunas cosas llegan allí.

Y en mi comienza a resonar,

Dependiendo del arco, la presión, la mano,

El sonido surge de mí,

Y representa mi relación con el entorno.

A veces grave,

A veces aguda,

A veces mudo…

No puedo controlarlo, por suerte!

Mi sonido es libre.

Fluye original y auténtico.

Sé que estoy viva.

Que mi alma está comprometida,

Y las circunstancias la llevan a más.

Suelo cruzarme con gente,

que resuena conmigo.

Límpido. Diáfano.

De alto vuelo.

Mi alma encuentra sino.

Abre alas

Y eleva vuelo.

6 comentarios:

RAÚL dijo...

y lo mejor es que tienes cuerda para rato :)

JESUS y ENCARNA dijo...

Cuerda que resuena y vibra según las emociones... incontrolables, por suerte.
Precioso poema Gabriela
Petonets
Encarna

* Sine die * dijo...

Pues me alegra compartir vuelo con un alma de alas cristalinas, como tú..

Un besote!

GINEBRA dijo...

Que preciosa reflexión. No me extraña que tu alma vuele cuando encuentra un alma gemela o dos o tres. Creo que hay gente que no las encuentra nunca, quizás porque no se abre a la música que suena, como un cascabeleo, cuando un ser así se nos cruza. Creo que es precioso todo lo que escribes. Me llega al alma a mí también.
Besos

Nacho Hevia dijo...

nadie como uno para tocar nuestra cuerda...pero qué maravilla cuando hacemos acorde con otro, otros...
hermoso, gaby...

Gabriela dijo...

Gracias por la resonancia...