domingo, 18 de enero de 2009




Un día llego a mí,

Y sin dudar lo recibí,

Cambió todo lo conocido

Creció tanto, él

y yo a su par,

Antes dormía sobre mi pecho,

Y llevaba su manito,

Para acompañarlo a cruzar…

Hoy estira los brazos,

Y parece que puede atrapar el sol,

Y sin dudar, llega hasta mi,

Y lo recibo, igual

Y siempre nuestro abrazo

Es inmenso!


Este es para vos Santos hijo querido!

9 comentarios:

RAÚL dijo...

precioso, de verdad, en esa foto se refleja todo el amor que suscitan los versos. un 10!

Nacho Hevia dijo...

tu amor por tu hijo no sería menos bello aunque en este escrito sólo hubiera silencios
como dice Raúl, un 10

JESUS y ENCARNA dijo...

el amor por los hijos es algo tan inmenso que es difícil de explicar... para ti no!!!
Besicos

A.Tapadinhas dijo...

Quando chega a ti, ele pensa que está a apanhar o Sol porque a tua luz é imensa...
Beijo.
António

anitta dijo...

que bonito!!!



que mas se puede decir
;))

muchos besos

GINEBRA dijo...

Me alegro de que disfrutes tanto con tu niño. Se os ve muy felices en esa foto. Crecen muy deprisa, hay que aprovechar. Besos

Gabriela dijo...

si, es el bebe y tambien el de ta foto de frente..ya tiene 19 años...

RAÚL dijo...

la foto de la cabecera, no?
es un contraluz fantástico!!

tequila dijo...

buenas:
Te felicito, por las palabras y sobre todo por tener la suerte de ser madre. Me ha sorprendido , le ves así pequeño y luego es el de la foto...(preciosa foto, me impactó al entrar en el blog)

De "Desparejos" los últimos cuatro versos son perfectos.

Espero que no te moleste pero Miradas, lo copio para mi colección-disfrute, personal.

Besos