jueves, 29 de enero de 2009





Y alguna vez, me tenía que pasar,
y superada por la intensidad del momento
me he quedado sin palabras,
abrumada por mis sentimientos...
De tan profundos
De tan desmesurados
Solo queda vibrando el alma,
en mi,
que no es más que una cuerda,
en tus manos.

3 comentarios:

RAÚL dijo...

vibrando nosotros también de leerte. reprecioso texto!

DELAMATA67 dijo...

Precioso. Maravilloso.

JESUS y ENCARNA dijo...

hermoso, realmente precioso...
Muakatons
Encarna