sábado, 21 de mayo de 2011

Irracional...

Y como cualquier día, subo al tren, cotidiano, y casi rutinario...siempre trato de encontrar...algún ladito, donde estar, sin morir en el intento, nado entre la gente, y llego a ese lugar, que me permita abrir mi libro, alimento indispensable si lo hay.  A mi lado, se desarrolla una escena, para olvidar, el diálogo, el contexto...todo me obligan a buscar algún artificio de magia... para poder continuar ahí, en ese minúsculo espacio.
Abro el libro, y leo..."Le habló del libro que estaba leyendo, sobre el tiempo, y le explicó la diferencia que existe entre el tiempo de los astrónomos y el del hombre. Mientras reflexionaba que nada de todo aquello podía serle útil a Martín, sino como mera distracción. Toda consideración abstracta, aunque se refiriese asu pequeño, testarudo y grotesco heroísmo de todos los días frente al infortunio problemas humanos, no servía para consolar a ningún hombre, para mitigar ninguna de las tristezas y angustias que puede sufrir un ser concreto de carne y hueso, un pobre ser con ojos que miran ansiosamente (¿hacia qué o hacia quién?), una criatura que sólo sobrevive por la esperanza Porque felizmente (pensaba) el hombre no está sólo hecho de desesperación sino de fe y de esperanza; no sólo de muerte sino también de anhelo de vida; tampoco únicamente de soledad sino de momentos de comunión y de amor. Porque si prevaleciese la desesperación, todos nos dejaríamos morir o nos mataríamos, y eso no es de ninguna manera lo que sucede. Lo que demostraba, a su juicio, la poca importancia de la razón, ya que no es razonable mantener esperanzas en este mundo en que vivimos. Nuestra razón, nuestra inteligencia, constantemente nos están probando que ese mundo es atroz, motivo por el cual la razón es aniquiladora y conduce al escepticismo, al cinismo y finalmente a la aniquilación Pero, por suerte, el hombre no es casi nunca un ser razonable, y por eso la esperanza renace una y otra vez en medio de las calamidades. Y este mismo renacer de algo tan descabellado, tan sutil y entrañablemente descabellado, tan desprovisto de todo fundamento es la prueba de que el hombre no es un ser racional. Y así, apenas los terremotos arrasan una vasta región de Japón o de Chile; apenas una gigantesca inundación liquida a centenares de miles de chinos en la región del Yang Tse; apenas una guerra cruel y, para la inmensa mayoría de sus víctimas sin sentido, como la Guerra de los Treinta Años, ha mutilado y torturado, asesinado y violado, incendiado y arrasado a mujeres, niños y pueblos, ya los sobrevivientes, los que sin embargo asistieron, espantados e impotentes, a esas calamidades de la naturaleza o de los hombres, esos mismos seres que en aquellos momentos de desesperación pensaron que nunca más querrían vivir y que jamás reconstruirían sus vidas ni podrían reconstruirlas aunque lo quisieran, esos mismos hombres y mujeres (sobre todo mujeres, porque la mujer es la vida misma y la tierra madre, la que jamás pierde un último resto de esperanza), esos precarios seres humanos ya empiezan de nuevo, como hormiguitas tontas pero heroicas, a levantar su pequeño mundo de todos los días: mundo pequeño, es cierto, pero por eso mismo más conmovedor. De modo que no eran las ideas las que salvaban al mundo, no era el intelecto ni la razón, sino todo lo contrario: aquellas insensatas esperanzas de los hombres, su furia persistente para sobrevivir, su anhelo de respirar mientras sea posible, su pequeño, testarudo y grotesco heroísmo de todos los días frente al infortunio. Y si la angustia es la experiencia de la Nada, algo así como la prueba ontológica de la Nada, ¿no sería la esperanza la prueba de un Sentido Oculto de la Existencia, algo por lo cual vale la pena luchar? Y siendo la esperanza más poderosa que la angustia (ya que siempre triunfa sobre ella, porque si no todos nos suicidaríamos) ¿no sería que ese Sentido Oculto es más verdadero, por decirlo así, que la famosa Nada?" (De sobre heroes y tumbas. E. Sábato)


Y sencillamente, mi irracional pulseada,  gana! Y salgo del tren, convencida que podemos salvar algo más que el día!!

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que grande Sábato.
Resucita vivos muertos.

Besos.

GINEBRA dijo...

Podemos salvar más cosas que el día a día, podemos también salvarnos a nosotros mismos...
Besos

raúl dijo...

esperanza 1 - angustia 0, y esa victoria es lo que nos mantiene vivos, aunque a veces sólo sea por los penalties!!

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Gabriela, de buena mañanita me encuentro con tu agradable vista.
Hay personas que miran al mundo desde la ventana imaginaria de las ideas y los sentimientos,con la esperanza de ver y sentir que las generacions jovenes y activas van tomando posicion real delante de los avatares mundanos.
Me considero una de ellas, que quiere impregnarse de imagenes para compartir, precisamente porque nunca he desistido del sentimiento esperanzador, este mundillo cibernetico me resulta otra de esas ventanas donde me enriquezco con palabras como las tuyas o como las que nos traes de Sabato.
Como sabras, soy mas de imagenes que de letras, hace muchos años que deje de leer y no por aburrimiento si no mas bien porque hay algo dentro de mi que me lleva a dibujar y pintar, aunque de una manera surrealista, lo que los vientos y los dias llenan mis ojos.
Pero se que las cosas no son tan sencillas o tan complicadas, se que necesito de la gente que por aqui pasea y deja su huella, gente con ideas claras y sentimientos variopintos, como por ejemplo estas que te han visitado, que a mi sentir, son magnificas en sus cosas.
Agradezco de corazon tu visita y palabras tan llenas de sentido comun. Gracias.
Besos
Jesus

Pepe dijo...

Me gustó mucho.
Gracias a Dios todavia tenemos instinto y ese instinto nos hace correr como conejos tras la zanahoria, en busca de felicidad!

Gracias por compartirlo, la conciencia nos salva (aunque sea paradojico).

Abrazos, desde lo más natural de mi amor a la vida.