martes, 3 de mayo de 2011

trapitos al sol...

Pienso, en la última vez que te comunicaste conmigo...
Siempre tan insistente yo, tratando de provocar, vaya a saber qué cosa, 
que esperaba ciertamente de vos...
Y ahora,  más clara y más sincera, y perdón por esto... 
creo que siempre esperaba de vos, algo que nunca te inspire, 
no sé, tal vez quería ser tu Amor, pero eso hace tiempo, no había sido...
Y después de tantos años, recién me doy cuenta que hay cosas que son y otras no.
Ni mejor ni peor, no son, hemos elegido en forma diferente, 
y así anduvimos caminando, en este caso, separados, y de vez en cuando un cruce, inmensamente valioso.
Pero, si uno complementa las relaciones con otra gente
es porque esa persona no nos hace plenos.  Yo nunca estuve ahí.  
 Y hoy me decido a escribirte, porque siempre serás un ser tan querido para mí,
pero es necesario despedirse alguna vez.  
 Y en los últimos tiempos, mucha gente se ha ido, naturalmente, o no, 
fui diciendo otros adioses, y nada  es tan difícil como el principio del adiós, 
pero todo toma su justa medida, 
y en la perspectiva suma, suma mucho soltar, y soltarse.
Quiero agradecerte, por haber sido mi gran amor.  
 Y en esa magnitud, el único.
Espero que seas feliz, y disfrutes tu vida, tu vuelo y tus caminos son increíbles.
Pienso en tus ojos... 
espero emocionarme siempre con tu recuerdo, como un tesoro.

Adiós querido.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa...
Hacía tanto tiempo que no leía algo que me atravesara de tal manera... primero se acelera el corazón... luego así derrepente los ojos que no me dejan ver, se colman de lagrimas y tengo que hacer una pausa... respiro y retomo la increible tarea de descubrirte aún más, esta vez sabiendo que lo que voy a incorporar va a dejarme una huellita, que hermoso saber que con tu generosidad de compartir tu visrtud de expresarte así... podes permanecer en las personas.
Que increible, lo leo una y otra vez... lo siento tan familiar!!!
Que hermoso poder desprenderse del pasado, que hermoso poder compartirlo, que hermoso saberse un día con el valor de dar un paso más allá de todo y aún así tener la humildad de desear un recuerdo de ojos que emocionaron y emocionarán...
Sos tan linda Ga, volvería a egirte una y mil veces!
Te quiero mucho!!!!
Nat...

Pepe dijo...

Es en éste momento, para mí,cuando uno se siente con ese sentimiento extraño de no saber si alegrarse por por leer algo tan bonito o compartir la tristeza con el escritor. Suponco es esa grieta en el espacio que se abre entre quien lee y quien escribe y los une en un espacio sin distinción de tiempo ni de lugar.

Te acompaño en la tristeza y me alegro de los pasos que estás dando hacia adelante.

TORO SALVAJE dijo...

No sé si corresponde a la realidad o es literatura.
Sea como sea está escrito con una madurez envidiable. La de alguien que sabe valorar los sentimientos y es capaz también de decirles adiós.

Besos.

raúl dijo...

precioso, así es como se debe decir adiós a las personas que quisimos tanto. me ha encantado la canción de gabo ferro también. a ver qué te parece esta:

www.youtube.com/watch?v=7hjU3czlwcA

GINEBRA dijo...

Es triste tu post de hoy, Gabi. Yo creo que, en el amor, nunca debemos crearnos expectativas, porque siempre nos lleva al sufrimiento.
Decir adiós es doloroso cuando se ha querido como tú expresas ahí.
Hablas también del recuerdo y bueno, éso siempre nos queda dentro, nada puedo dañarlo ni robarlo, no puede esfumarse ni perderse como ocurre con el amor.
A veces pienso que es mejor no enamorarse nunca:)

Besos especiales hoy

DANI dijo...

La última "s" de adiós es un nuevo hola a alguien que aparece de la nada.

Besos acurrucados

Syd dijo...

Ya lo dijo el Toro, para decir adios se necesita madurez, porque decirle adios a alguien o algo a lo que amamos, es de las cosas mas duras que tiene la vida.

Pero que tarde o temprano tendra su recompensa, porque al aceptar que no perteneciamos, o que no pertenecimos nunca a un sitio, nos hara ver que hay sitios y personas donde si encajamos, y eso, aunque en ocasiones demore... siempre llega.


Un abrazo!