sábado, 4 de junio de 2011

Nadie lo ve


Palo Borracho

ginkgo biloba


cielo y ginkgo

 Ventana en la tarde



Miro por la ventanilla del tren, y el cielo tiene dibujado un sol con un brillo frío, volviendo del trabajo, sentadita, miro lejos, muy lejos, imagino que viajo, sin tiempo, sin apuro, sin relojes, sin esperas, sin volver.  Un extraño placer, me acelera el corazón, y digo para adentro -secreta felicidad-  más intensa, por ser tan mía, tan inmensa....

Llego a casa, y en silencio voy entrando, me gusta, me encanta  mi jardín, verde otoñal, y aún más lejos del mundanal ruido - dos secretas felicidades en un día- digo, me sonrío con  mueca tonta e invisible, igual nadie me ve.
  
Pies sobre la tierra, invisible existencia...
                                                            

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Lejos del mundanal ruido es lo mejor de lo mejor.

Que paz y que belleza.

Besos.

GINEBRA dijo...

Es que los árboles son majestuosos y mirar el paisaje cuando se viaja es una buena costumbre.
Supongo que tu jardín es precioso:)
Besos

Pepe dijo...

Todo un paisaje lleno de imágenes preciosas (con todos lo que esta palabra implica...).

Tu felicidad es la mía. Así que feliz por vos.

Besos!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo post el que nos has dejado. Un placer haberme pasado por tu casa.

Saludos y un abrazo.
Feliz domingo.

raúl dijo...

dos secretas felicidades al día. no hay receta mejor. precioso.

Espérame en Siberia dijo...

¡Qué hermoso tener un jardincito así!


Mucha luz, bella.

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Parecido al del anuncio.