sábado, 8 de octubre de 2011

Sueños abiertos



En la arista nocturna entre estos dos mundos que suelo habitar, ambos parecen tan reales...en este límite sutil del sueño, cambia la percepción y aquí mismo todo es posible, en el mundo y en mi.  Relajada y serena, donde la oscuridad y el silencio me provoca más placidez.  Me reconozco en este presente intenso que me contiene,  esta profunda sensación de saber de mí, me abre claramente todas las puertas y llego a senderos que ante mí se van revelando.


4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Una sabia placidez desprenden tus palabras.
Que la disfrutes.

Besos.

raúl dijo...

bailando entre dos mundos, al compás de los violines. precioso paseo onírico.

Espérame en Siberia dijo...

Qué dulce es leerte. Siempre.

Pepe dijo...

Cuantas cosas serán las que saben los sueños que nosotros no?