domingo, 1 de enero de 2012

en sus palabras...


Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.
La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que a despecho de infinitos azares,
de que a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil.



(Jorge Luis Borges)

4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No conocía el poema.
Que bueno es.

Besos.

raúl fdz pacheco dijo...

fluyamos, sin perder, lo que nos hace únicos, eternos.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Gabriela, desde luego este poema y esta filosofia de vida son esenciales para la gente de buena voluntad.
Y aun en la distancia, que asi sea, pues aunque no nos podamos ver o tocar en fuertes besos y abrazos, tiene que perdurar esta buena tradicion en su esencia.

Besos y Abrazos para este año que empieza con los mejores deseos de Paz, Salud y Amor.

Jesus y Encarna

GINEBRA dijo...

¡Perfecto poema de Borges!
Besos