domingo, 26 de marzo de 2017

No pido demasiado

Y ahora miro por la ventana,
el viento agita, no tan leve,
cambia el gris arriba,
diferentes capas de nubes.

No espero demasiado, 
solo que llueva.

No es demasiado, pienso,
que ellas-las gotas- reunidas
se decidan, y ahí abajo, lleguen,
juntas o dispersas.

No pido demasiado, como quieran, 
que lleguen, 
y llueva, que así cambie todo, 
la magia del agua, es amor para mi, 

No parece demasiado, 
este presente mío, todo,
es esa lluvia.

No pido demasiado.

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Tan sólo que llueva...
Nada más.
Y nace el poema.
Te siento cerca.

Besos.

Marijose Pérez dijo...

Que bonito poema!