miércoles, 2 de diciembre de 2009

Principio



Han satisfecho su placer
prohibido. Y del lecho se levantan,
vistiéndose apresuradamente sin hablarse.
Abandonan por separado, furtivamente la casa; y mientras
caminan algo inquietos por las calles, parece
como si sospecharan que algo en ellos traiciona
en qué clase de lecho cayeron hace poco.

Pero cuánto ha ganado la vida del artista.
Mañana, otro día, años después escritos serán
los versos vigorosos que aquí tuvieron su principio.

Kavafis

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Extraordinario.
No lo conocía.

Besos.

GINEBRA dijo...

Preciosa historia de infidelidad. Me encantaron estos versos cortos y precisos. Besos