lunes, 16 de agosto de 2010

Puente


Entre multitudes, casi, de conciencia, por dentro y por fuera, 
la incuestionable certeza de pertenencia, de totalidad de ser uno.
Miro tantos ojos, tantos cuerpos.
Historias completas.  Llenas. Alegrías  y tristezas. 
Iluminados  cielos. Turbias profundidades.
Temor de ser.  Y desde mi, ser todos.
Mi corazón se agita, me da miedo este ojo nuevo mío.
La provocación interna me dice que es cierto lo que siento.  
Mi mente está afuera de  estos sucesos.
No caben explicaciones exactas.
Más temor.
Sin embargo más alegría al ver que este puente se cruzó ya!

2 comentarios:

GINEBRA dijo...

Ver las cosas de otra forma diferente a como se creía conocerlas puede ser una experiencia gratificante. La vida como un puente y como punto de encuentro.
Besos, niña.

Gustavo dijo...

Gracias por pasar :-). Podríamos decir que estas sin filtro!! viendo las cosas tal cual son! Genial como describis ese estado del ser, un gran abrazo, espero que cada vez seamos mas :-)