sábado, 19 de febrero de 2011

Hogareño volver...




Vuelvo, al abrir la puerta, digo en mi…amo llegar a casa…
Como huele, la luz que tiene
Casi sin bullicio hoy, más tiene que ver conmigo,
Ese lugar silencioso, un refugio, ciertamente.
En estos días de regreso del paraíso, la urbe, es más áspera, más feroz.
Es cierto que me da de comer, y pertenezco a su vorágine casi infame…
Soy parte cómplice,  podría elegir otra cosa…Y en eso ando buscando coraje,
me tengo fe, pero esta noche, no busco nada más que la presencia en mi.
La simpleza nomás de ser, aquí  y ahora, en esta cálida palma de mano,
que sabe ser mi hogar.

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Nunca valoramos tanto nuestra casa como cuando volvemos de estar un tiempo fuera de ella.

Besos.

raúl dijo...

cálida palma de mano, cobijante, refugiadora, así es siempre la casa de uno. preciosa imagen gabriela.

DANI dijo...

El olor a nuestro siempre vuelve algún día. Mi corazón también huele así cuando vuelvo el ;)

Besos hogareños

GINEBRA dijo...

Pues feliz vuelta de vacaciones, Gabriela...¿es un chelo o un contrabajo???? No distingo bien en la foto...¿sabes tocarlo???
Besos

Pepe dijo...

Es bueno sentirse así en casa, significa (supongo caprichosamente) que alguna buena cosa hemos hecho dentro de ella.

Apropocito... Soy una persona que tuvo la suerte de conocer muchos lugares bellos... Y te digo: esa imagen es una de mis vistas favoritas del mundo.

Te dejo un abrazo grande que dure para siempre.