martes, 13 de mayo de 2008


Calidez interior

Allí, en la profundidad, sutil y casi imperceptible, comenzó a crecer.

Lento, pero consecuentemente, cuando creía que no existía, que no me pertenecía, aumentó más y más.

Comencé a sentir su presencia, su calidez, su intensa energía. Cambió mi mirada, y desde afuera se hizo sentir también. Se asentó en el brillo de mis ojos, en la temperatura de mi cuerpo.

No supe bien entonces, no podía reconocerlo en mi.

Un presentimiento, de su capacidad devoradora, fulminante. Casi me sentía poderosa por él, es tan transformador. Hay que permanecer despierto para animarse, y que sea en nosotros integral.

Venir a sumar, como un sol, vital de mediodía

Libera tanto, la piel, abre el pecho; agudiza los sentidos. Es un fuego que sale a cazar, que derrite el hielo de tu corazón, Alma late!

Y no hay que resistirse a su virtud, y tampoco a su voracidad destructiva.

El fuego del alma viene a más, enriquecedor y sabio, quemar lo viejo, para resembrar Amores.

9 comentarios:

JESUS dijo...

Hola!!
echaba de menos un escrito tuyo. Hablamos de amor supongo. Ese que nos hace vivos, bellos que nos alienta que nos renueva y que nos destruye, pero que hace vibrar nuestras sensaciones mas profundas... si eso es lo que estas viviendo, no sabes como me alegro
Me ha encantado, y tambien tu nueva foto, es hermoso ver con quien hablamos.
Molts Petonets
Encarna

RAÚL dijo...

tu hijo tiene que estar orgulloso!! :)

anitta dijo...

hola

pues me encanta como lo has escrito pero al principio de leer pensaba que hacias referencia a la maternidad y al final no se si hablas de amor (me pasa como encarna ) de todas maneras es precioso y tanto si es una cosa como la otra es una sensacion maravillosa ,,la primera aun no la se jajaaja

un besazo

JESUS dijo...

Desde luego si Raul tiene razon, menudo ejemplo nos da!!!, vaya instinto maternal que tenemos Anitta y yo! :(
de todas maneras, habla de amor y eso cuando se siente, transforma al mas pintado.
Muchos besicos Gabriela, tambien para tu hijo
Encarna

Espectadora dijo...

Hablar de amor es como hablar de un hijo, y viceversa. Pues es tan grande sentir vida dentro de una misma, sentirlo crecer, alimentarlo de ti hasta verlo nacer. Bueno, las que somos madre lo sabemos y tú lo has escrito muy bello.
Besos y abrazos para los dos.

Gabriela dijo...

Gracias!

Amores intensos, transformadores, han sido 2!
También los otros amores transforman, pero ninguno tanto. (para mi)

Besos

JESUS dijo...

Cuando leo en el trabajo, cosa que hago muchas veces (ay del dia que me pongan una cámara!!!), creo que mis sentidos no estan al 100%.
El amor a los hijos es unico, ese no se puede comparar, y, desde luego el sentir crecer a tu niño dentro de ti es una experiencia que ninguna mujer deberia perderse.
Besicos Gabriela
Encarna

without-unplugged dijo...

Hay amores que transforman y agudizan los sentidos y que nos hacen renacer cuando hemos pasado por la desesperanza del desamor!

Abrazos!

tequila dijo...

precioso... va calentando, despertando esperanzas
Un besazo