domingo, 6 de julio de 2008

Así el solitario no puede sobrevivir mientras no sea capaz de amar a todos, sin importarle el hecho de que probablemente lo consideren todos como un traidor. Solo el hombre que ha alcanzado su propia identidad espiritual puede vivir sin necesidad de matar, y sin necesidad de una doctrina que le permita matar con buena conciencia. Siempre habrá un sitio, dice Ionesco, “para las conciencias aisladas que se hayan levantado a favor de la conciencia universal” así como en contra del ánimo de la masa. Pero su lugar es la soledad. No tiene otro. Por eso,, es el solitario (en la ciudad o en el desierto) quien hace a la humanidad el inestimable favor de recordarle su verdadera capacidad de maduración, de libertad y de paz.


Thomas Merton.

7 comentarios:

JESUS y ENCARNA dijo...

Gabriela bonica, es un gran texto y me hace pensar que, en plan sencillo y cercano, los que andamos por estos mundos de los blogs, muchos somos en el fondo un poco como dice Thomas Merton, conciencias aisladas, un poco solitarios y recordándonos y recordando en nuestra humilde soledad que la humanidad debería ser de otra manera,que el mundo debería ser otro.
Hoy he sentido mucha paz al andar por aquí.
Muchos besicos
Encarna

RAÚL dijo...

es que los solitarios no pueden ser: pelotas, lameculos, intrigadores, malmetedores, trepas, buscones, interesados... no le falta razón a thomas merton!

Os-K-r dijo...

bonito texto,el de la soledad. Y me ha gustado ver a Ben harper en tu lista musical.. gran banda sonora para mis noches largas en cama demasiado grande.

Verás... quizás sea mejor que H no recuerde el camino de vuelta. Si lo hiciera, vería que las cosas que escribo están motivadas de alguna manera por todo aquello que no hemos tenido.

Una razon más para que H camine perpendicularmente a mi.

Un beso.

Espectadora dijo...

Soledad, estado perfecto para encontrar nuestra propia identidad.
Me gustó el texto de T.Merton.
Abrazos

anitta dijo...

que texto tan precioso
coincido con la opinion de encarna

igual hay mas de un solitario por estos lares

un besazo

Carlos Becerra dijo...

Gabriela:

La soledad es a mi parecer un estado de animo, y si así fuera, la soledad es pura y necesariamente interior.

Existiría entonces al menos dos tipos de soledad . . .

"La obligatoria", que seria aquella que se nos presenta ante la situación de estar desterrado, prisionero, aislado, separado socialmente por causas de fuerza mayor, desvinculado de nuestros semejantes por una enfermedad, y tantas otras de este tenor que se nos pueden ocurrir.

Y la segunda clasificación seria, "La elegida, y/o voluntaria", en esta opción muchas personas encuentran verdadera paz y armonía, ya sabes que soy un itinerante por el mundo, y en muchas ciudades, países, y continentes he estado absolutamente solo y aislado.
En ocasiones he sentido la soledad como un peso insoportable de llevar, y en tantas otras como una bendición.

En el texto de Thomas Merton, se hace referencia al solitario como “para las conciencias aisladas que se hayan levantado a favor de la conciencia universal”, y esto es una gran verdad.

Gabriela, como siempre un placer visitarte.

CarlosHugoBecerra.

DELAMATA67 dijo...

Sí, estoy de acuerdo. Nunca lo había mirado así, pero es cierto; incluso en buena compañía es difícil sobrevivir en conflicto con la conciencia. La entrega a los demás te redime, pienso.
Me ha gustado pasear por aquí. Hasta pronto.