domingo, 4 de octubre de 2009

Tristísima despedida...





Esta voz
Siempre...

2 comentarios:

raúl dijo...

qué maravilla! seguro que la reseca muerte no la entontró vacía y sola, sin haber hecho lo suficiente. en absoluto!

mi otro corazon dijo...

=)