lunes, 23 de noviembre de 2009

Mi fiesta es encontrarte.

Junto a tus pasos

Caminar juntos, suele tener esa delicia.

Encontrarnos domingo por la tarde, y salir a pasear…

Y recorrer las calles de adoquines,

entre las sombras y brillos, que pinta el sol.

Tenés esa virtud de despejarme

Más que la mente, el alma.

En tus ojos profundos y limpios,

me reflejo,

Me siento como una niña,

Libre.

Entonces el tiempo se detiene

y más allá de las tormentas

que la realidad se empeña en traerme,

me sacas airosa, como si pusieras alas, sobre mi espalda.

Y cualquier palabra está de más,

te conozco.

Y de mi no hay nada que no presientas.

Y en este instante te guardo.

El sonido de tus pasos, tu sonora risa

El perfume del aire que te rodea,

Los gestos de tus manos.

Y al despedirte, todo queda en mi.

Mi fiesta es encontrarte.

Sé que cosas le pertenecen a mi alma.

1 comentario:

raúl dijo...

así da gusto pasear, con ese que es como tu otro yo, caminar juntos, los dos