domingo, 22 de noviembre de 2009

Noctiluca



Hay un silencio, cargado de sentido.
Una inmensidad de agua
que viene a mí
en olas
en perfumes de algas y noctilucas

Veníamos en un velero desde piriapolis hacia la plata. Luego de la isla de flores... y antes de Montevideo... cayó el sol, el día se diluyó, y ... una oscuridad profunda con lunares que fulgían
llenos de luz, la noche nos abrigaba mientras un viento del norte moderadamente mecía nuestra barca, después sabríamos que a la una, saldría la luna. Pero antes... en el intervalo previo a la una... la oscuridad era imponente y entonces bajamos la vista y vimos que en el agua la estela del barco se deshacía en una luminiscencia verde y también la débil rompiente de las olas esa luz es la noctiluca…




4 comentarios:

raúl dijo...

a qué otra hora podría salir la luna! me gusta el relato de esta playa nocturna

TORO SALVAJE dijo...

He tenido que acudir al diccionario.
Y ahora me voy fascinado.
Debe ser una maravilla.

Saludos.

GINEBRA dijo...

Gabriela, es fascinante el texto, un viaje de ensueño y muy curiosa la imagen. Besitos

cr dijo...

Llegué aquí buscando algo más sobre las nocticulas, y me quedó clarísimo.

Ahora quiero verlas.

Saludos, lindo lugar.