martes, 24 de noviembre de 2009

Tilos


En esta época, en las callecitas comienzan a florecer, uno de mis árboles preferidos. Los tilos. Hay gente que los aprecia, otros, les molesta su olor... Personalmente ejercen en mi una profunda fascinación. Tal vez relacionado con mis recuerdos, donde su fragancia trae una inmensa nube de sensaciones cargadas de emotividad... Me veo saliendo del colegio, hacia fin de año, más relajada, y con ese clima cálido y húmedo, de Buenos Aires, y casi mediodía, se desató una tormenta fuerte, y obvio sin paraguas…Volvía caminando bajo los tilos, enormes, súper perfumados, llovía , y llovían flores sobre mí, que delicia, era eso! Que recuerdo aquí en mi piel, entonces ahora, camino y mis pies tienen calzado escolar, cambian las veredas y el tiempo, en mi, relativo todo.

Sensorial, recreo.

Mientras llueve, hoy a mis palaras, les falta aroma… más creo que es válido también , henchir los pulmones, en este recuerdo sin tiempo…





3 comentarios:

diego dijo...

Fue un bosque completo, hecho de cañas de agua...
fue el salmo pluvial de leopoldo,
fue el oso de los caños de cortázar,
una gran extensión negra, que alguna vez fue verde, y,
reseca,
sedienta,
recibe las mil serpientes de una hidra colosal,
que se introducen en la tierra,
cambiando lo malo en bueno
y la angustia en alegría y paz.

GINEBRA dijo...

Recuerdos de aromas de tilo en la piel, te he imaginado por esas calles con la lluvia y briznas de tilo... me encantó tu recuerdo y tu descripción. Besos

raúl dijo...

me ha encantado leer el texto con el sonido de lluvia de fondo, sólo falta que inventen la forma de transmitir aromas por internet!