sábado, 21 de noviembre de 2009




Tu zamba, tu pampa, tu ombú en el horizonte, y para mi, el horizonte es el otro, y todo, en un mismo lugar, bajo el mismo sol, más respeto el mío, tal vez, que otros…

Gentes con etiquetas…con recetas y más allá de las márgenes, aparezco, sin banderas, soy una historia singular, sólo para sumar, entender después, tu sentir, tu sangre derramada…en los versos, por vivir, y vividos…Crear, creer…todo en la mente, todo en el alma, y desde aquí, todo servido en bandeja, porque la verdad es la realidad del ser, su sino, sus manos, en generosidad…

Y cada sentido, recrea a tu Dios, y no sé si al mío, que está dentro mío, y en el tomate que como, y el agua que bebo…

Es excelente conocerte, asirte desde mi, verme, en tus ojos.

Y también lo es porque a través de ti, veo mis alas… con más ganas de volar que ayer. Maduro, listo para saborearse.

2 comentarios:

GINEBRA dijo...

En ocasiones, las cosas se ven mejor desde los ojos de la persona que se ama. Bonitas letras, como siempre.
Besos

JESUS y ENCARNA dijo...

Tus palabras siempre llegan muy adentro, cuanto me pierdo últimamente....
Besicos
Encarna